El escriba y los instrumentos de su oficio. Museo del Louvre, Paris.

Deja un comentario